October 19, 2016

En una semana 122 migrantes extracontinentales detenidos en Guatemala

The U.S. Border fence  in Tijuana Mexico, Jul 1, 2016. United States and Mexico share nearly 2,000 miles of common border. Under the Secure Fence Act of 2006, the Department of Homeland Security has completed 651 miles of fencing and fence reinforcement, including 299 miles of vehicle barriers and 352 miles of pedestrian fence. Since the first feet was built, the fence has became a character who is constantly change; it intervenes the landscape and impact the communities it passes through, and ultimately, it is altered by the different actors that converge on it. Now, due to the U.S. presidential campaigns debate about it, it had become more visible to both societies sharing the border.

122 personas originarias de varios países de África y Asia han sido detenidos en los últimos días en Guatemala.

La primera detención sucedió la ciudad de Esquipulas a pocos kilómetros de la frontera con Honduras. Según el vocero de la policía local, Jorge Aguilar, encontraron a 89 migrantes hacinados en un camión afuera de un hotel de la ciudad. De ellos 77 dijeron ser originarios de la República del Congo cuatro de Bangladesh y otros más de Pakistán, Guinea, Gambia, Senegal y Nigeria. Entre los detenidos hay dos menores de edad.

El martes por la noche fueron detenidos otros 15 hombres y dos mujeres al sur de la capital de Guatemala y al día siguiente otras 16 personas, también de El Congo fueron detenidas en el departamento de Jutiapa, punto municipio fronterizo con El Salvador.

En lo que va del año, las autoridades guatemaltecas  han detenido ya a 1.708 migrantes extracontinentales, en 2015 solo hay registro de 13.

 

Fuente: La Información

 

 



Ximena Natera

Ximena Natera

Soy aspirante a la buena imagen, a la buena crónica, a la buena historia, soy aspirante al buen periodismo. Las historias de horror, miedo e injusticia que vimos y escuchamos a lo largo del camino me dejaron un hoyo en el estómago, la única manera que encuentro para cerrarlo es compartir estas mismas historias una y otra vez, con la esperanza de que la indignación se propague y, como dice el periodista Oscar Martínez, contribuya a iluminar poco a poco las esquinas oscuras.